privacidad

DE ESCÁNDALO EN ESCÁNDALO, Y MIENTRAS NUESTRA PRIVACIDAD AL DESCUBIERTO

DE ESCÁNDALO EN ESCÁNDALO, Y MIENTRAS NUESTRA PRIVACIDAD AL DESCUBIERTO

ROSARIO SERRA

Wikileaks, la plataforma fundada por Julian Assange para la filtración de información confidencial, acaba de publicar otra tanda más de miles de documentos que atribuye a la CIA y que presuntamente revelan el funcionamiento de un programa de ciberespionaje utilizado por los servicios de inteligencia estadounidenses. Parece ser que la documentación publicada pone al descubierto cómo dichos servicios son capaces de piratear ordenadores, teléfonos o televisores con internet para espiar a sus usuarios. Supuestamente, dicho programa habría sido capaz de evitar la barrera que los encriptados de Whatsapp, Telegram, Confide y otros servicios de comunicaciones, permitiendo el acceso al contenido de la comunicación.

Las noticias publicadas por la prensa ponen su acento en el escándalo que supone para la CIA por el agujero de seguridad que ha quedado al descubierto. Esta no es la primera vez se producen este tipo de filtraciones. Piénsese en Snowden, que hizo público algo que había quedado cubierto por el secreto de Estado hasta ese momento. La ruptura de dicho secreto reveló que el gobierno de Estados Unidos había estado espiando masivamente los datos de millones de ciudadanos, no sólo estadounidenses, sino también extranjeros, incluidos altos mandatarios de muchos Estados europeos y americanos. Aquellas revelaciones generaron indignación entre la ciudadanía porque les abrió los ojos a la realidad de sentirse al descubierto, y supuso la constatación de que esta nueva era tecnológica no solo ha cambiado el tradicional concepto de privacidad, sino que incluso su versión más reducida es altamente vulnerable.

 

Read More

¿LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN EN MANOS DE UN ALGORITMO?

¿LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN EN MANOS DE UN ALGORITMO?

POR ANA VALERO

El pasado 26 de diciembre podíamos leer en prensa que el Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, reclamaba a las redes sociales y distribuidores de contenidos una acción más contundente contra el aluvión de noticias falsas que inunda Internet. Dos días antes, el 22 de diciembre, algunos diarios españoles se hacían eco de la noticia de que Facebook había comunicado a las administradoras de la web feminista “Locas del coño” que ésta quedaba clausurada por no cumplir sus normas comunitarias entre las que se encuentra no utilizar lenguaje que incite al odio.

Esta situación no es nueva, y trae causa de la firma a finales de mayo de un Código de conducta propuesto por la Comisión Europea por el que las empresas de Internet se comprometieron públicamente a evitar la proliferación de mensajes que fomentaran el odio, el racismo y la xenofobia a través de la Red.

En cumplimiento de dicho Código, Facebook, Microsoft, Twitter y Google, han procedido a borrar 163 contenidos denunciados por las 12 ONG de nueve diferentes Estados miembros que han participado en una primera evaluación de las publicaciones desde octubre a noviembre de 2016. La siguiente tendrá lugar en 2017. Sin embargo, a ojos de la Comisión, el resultado es decepcionante e insuficiente.

Read More