Privacidad

DERECHO A LA INTIMIDAD Y MEDIOS TELEMÁTICOS: ¿QUÉ ES LO QUE QUEDA DE LA EXIGENCIA DE LA AUTORIZACIÓN JUDICIAL EN CASOS DE INJERENCIAS EN LA INTIMIDAD?

DERECHO A LA INTIMIDAD Y MEDIOS TELEMÁTICOS: ¿QUÉ ES LO QUE QUEDA DE LA EXIGENCIA DE LA AUTORIZACIÓN JUDICIAL EN CASOS DE INJERENCIAS EN LA INTIMIDAD?

Por ELENA GÓRRIZ

LA EXIGENCIA DE LA AUTORIZACIÓN JUDICIAL EN CASOS DE INJERENCIAS URGENTES EN LA INTIMIDAD A LA LUZ DE LA STEDH 30 de MAYO DE 2017, CASO TRABAJO RUEDA v. ESPAÑA

La delimitación del derecho fundamental a la intimidad conforme al art. 18.1 CE resulta esencial en nuestro ordenamiento jurídico, ante todo para concretar el ámbito de privacidad de cada individuo frente a las intromisiones de los poderes públicos, justificadas en razones de seguridad. La tutela de aquel derecho fundamental se deriva, ante todo, del régimen general de protección de los derechos fundamentales (art. 53.1 y 81.1 CE) de modo que, para condicionar su ejercicio, inicialmente bastaría habilitación legal (vid. STC 49/1999, de 5 de abril, FJ 4º).

En cuanto a su contenido, según la doctrina clásica del TC, el derecho a la intimidad derivaría de la dignidad de la persona (art. 10.1 CE) y se entendería como "la existencia de un ámbito propio y reservado frente a la acción y el conocimiento de los demás, necesario, según las pautas de nuestra cultura, para mantener una calidad mínima de la vida humana" (SSTC 231/1988,197/1991, 20/1992 , 219/1992 , 142/1993 , 117/1994 y 143/1994 ). Iría referido preferentemente a la esfera, estrictamente personal, de la vida privada o de lo íntimo (SSTC 142/1993 y 143/1994)

 

Read More

PRONUNCIAMIENTO DEL TRIBUNAL SUPREMO NORTEAMERICANO SOBRE LA VIGILANCIA MASIVA DE LA NSA

PRONUNCIAMIENTO DEL TRIBUNAL SUPREMO NORTEAMERICANO SOBRE LA VIGILANCIA MASIVA DE LA NSA

POR ROSARIO SERRA

El Tribunal Federal de Apelación del Cuarto Circuito de Estados Unidos acaba de tomar una decisión que puede abrir el camino para que en su día el Tribunal Supremo pueda pronunciarse sobre el programa de vigilancia masiva de comunicaciones electrónicas que puso en marcha la Agencia nacional de inteligencia norteamericana, la NSA, y cuya existencia  fue revelada por Snowden en 2013.

Como es conocido, los servicios de la NSA instalaron programas en los equipos de las grandes compañías proveedoras de internet para acceder a las comunicaciones de millones de ciudadanos (nacionales y extranjeros), tratar los datos obtenidos y extraer determinada información. Las crítica y desautorización de este tipo de vigilancia masiva se produjo desde el comienzo y el conocimiento de que muchos otros gobiernos habían estado espiando a sus ciudadanos imprimió un cambio en la conciencia global sobre esta cuestión.

En el caso al que nos referimos, los demandantes, entre los cuales se encuentra Wikimedia, la fundación que publica la enciclopedia on-line Wikipedia, o Human Rights Watch, recurrieron en primera instancia ante el Tribunal Federal  de Distrito, al entender que sus comunicaciones habían sido interceptadas y ello violaba, entre otras normas, la primera enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, que protege la libertad de expresión, y la cuarta enmienda, que protege el derecho a la privacidad y el derecho a no sufrir pesquisas y aprehensiones arbitrarias.

Read More

LA ERA TRUMP IMPONE UN PASO ATRÁS EN LA PROTECCIÓN DE LOS DATOS DE LOS USUARIOS DE INTERNET

LA ERA TRUMP IMPONE UN PASO ATRÁS EN LA PROTECCIÓN DE LOS DATOS DE LOS USUARIOS DE INTERNET

ROSARIO SERRA

El pasado 23 de marzo la mayoría republicana del Senado votó a favor de la derogación que la normativa que exigía a las compañías de comunicaciones pedir permiso a los usuarios antes de almacenar datos sobre sus hábitos en la red. Con ello Trump da un nuevo revés una de las regulaciones más protectoras que se habían aprobado en este ámbito hasta el momento, algo que sucedió durante la era Obama.

La normativa anterior, aprobada el 23 octubre de 2016 por la Federal Communications Commission, exigía a los proveedores de internet (como AT&T, Charter, Comcast o Verizon) solicitar permiso a los usuarios para procesar datos privados como las páginas visitadas, las aplicaciones utilizadas, localización o información financiera. Dicha normativa constituyó un paso importante en la protección de los usuarios de internet, pues hasta entonces las compañías de comunicaciones, por lo pronto, podían procesar y ceder dicha información, salvo que los usuarios solicitasen que dejasen de obrar así. Con ello la nueva regulación se acercaba unos pasos hacia el modelo europeo de protección de datos de los consumidores.

En todo caso, grandes compañías como Google, Facebook y otras grandes quedaban fuera de esa incipiente normativa porque la Federal Communications Commission no tiene jurisdicción sobre ellas. Éstas solo tienen que seguir las reglas generales de protección del consumidor establecidas por la Federal Trade Commission.

Read More